10 mar. 2015

Juan Saavedra

2 comentarios:

  1. es increible como si su baile despertara el centro del diluvio y acariciara y enjambrara la sintonía con todas las distancias, ausencias y fuegos....

    me gusta mucho entrar aquí, descubrir esa música, esos instrumentos que nunca había visto, cerrar los ojos y sentir que se desabrocha algo en mi tripa y se oceana!

    gracias Loam!!!

    esa música, empuja el devenir y salta sus abismos

    un abrazo boleador..... ( una vez vi un video de una mujer negra, que no recuerdo su nombre y hacía unas danzas evanescentes y muy intensas... y ella dijo, que los negros nunca habían sido esclavos porque nunca perdieron el ritmo y la música!!!!!!!!!!!!, la música es barricada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Mareva!

      En medio de danza tan compleja, este hombre es capaz de preocuparse, con un gesto de "eh! atención!", por la niña que cruza con un globo, un golpe de esas bolas puede ser muy peligroso. Ese detalle, esa cercanía a la gente que le rodea lo dice todo de él.

      Esa mujer negra que mencionas tiene razón, por eso los caciques de la esclavitud prohibieron a los africanos utilizar sus instrumentos de percusión. Hace tiempo, estuve en Marruecos, en el desierto, y me encontré con gentes que nunca habían salido de él. No sabían más idioma que su primitivo dialecto, pero ah!, nos entendíamos perfectamente con los bongos, y surgían risas y sonrisas, y miradas cómplices, y una hermosa y espontánea fraternidad... La música, tú lo has dicho, es barricada!!!!!!

      Te quiero y te abrazo con todo el latido de la vida!!!

      Eliminar