25 jul. 2015

en la taberna

2 comentarios:

  1. oh me ha sido una señal y risa y vehemencia del firmamento, gracias por el descubrimiento, me cruje de pasiones!
    busqué la letra por google traducida y creo que es ésta; abrazos de vino!

    Cuando estamos en la taberna,
    no nos interesa donde sentarnos,
    sino el apresurarnos al juego
    que siempre nos hace sudar.
    Lo que sucede en la taberna
    es que el dinero se gasta;
    más vale que preguntes antes,
    si yo te lo digo, entonces escucha.

    Algún juego, alguna bebida,
    algo que disfruten unos y otros
    de aquellos que se quedan a jugar.
    Algunos están desnudos,
    otros están vestidos,
    y otros cubiertos con sacos.
    Ninguno teme a la muerte,
    y echan suertes en honor a Baco.

    Una vez, por el tabernero
    los hombres libres beben ansiosamente;
    dos veces, beben por los cautivos;
    luego, tres veces por la vida;
    cuatro, por todos los cristianos;
    cinco veces, por los mártires;
    seis, por los hermanos enfermos;
    siete, por los soldados en guerra.

    Ocho veces, por los hermanos errantes;
    nueve, por los monjes disgregados;
    diez veces, por los navegantes;
    once, por los desavenidos;
    doce veces, por los penitentes;
    trece veces, por los viajeros;
    tanto por el Papa como por el rey
    todos beben sin límite.

    La señora bebe, el señor bebe,
    el soldado bebe, el clérigo bebe,
    el hombre bebe, la mujer bebe,
    el esclavo bebe, la esclava bebe,
    el hombre activo bebe, el indolente bebe,
    el hombre blanco bebe, el negro bebe,
    el perseverante bebe, el vago bebe,
    el ignorante bebe, el sabio bebe.

    El hombre pobre bebe y el invalido bebe,
    el desterrado bebe, y el desconocido bebe,
    el muchacho bebe, el anciano bebe,
    el presidente bebe, el decano bebe,
    la hermana bebe, el hermano bebe,
    el viejo bebe, la madre bebe,
    esta bebe, aquel bebe,
    centenares beben, miles beben.

    Seiscientas monedas son muy pocas
    para que alcancen, cuando desenfrenados
    e incesantes, todos están bebiendo.
    Déjenlos beber cuanto quieran,
    la gente los inoportuna tanto
    a pesar de ser tan pobres.
    Dejen que se confundan los inoportunos
    y en justicia no figuren entre los probos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y puesto que a ninguna parte vamos: bebamos!
      La poesía no es el vino, pero está en él. El vino es el poeta.

      Bebo el líquido rubí a tu salud!

      Eliminar